Noticia

¿Por qué regalamos huevos en Semana Santa?

¿Por qué regalamos huevos en Semana Santa?


2019-04-11

Estamos a las puertas de la Semana Santa y, entre otras tradiciones para estas fiestas, hay una que a nosotros nos llama la atención especialmente; los huevos de Pascua y la mona, ¡cómo no! A todos nos encanta disfrutar de un postre especial como es la mona el Lunes de Pascua, pero ¿conoces el origen de esta dulce tradición?

Hoy en día la mona se consume en toda España, pero la costumbre proviene de la costa mediterránea. El significado de la mona es celebrar el fin de las abstinencias de la cuaresma.

El nombre viene del árabe "munna", que era un tentempié que los jornaleros moriscos de Valencia ofrecían a sus señores en la Edad Media. Curiosamente, en la actualidad se consume en Argelia y en el sur de Francia una tarta muy parecida a la mona, y se supone que fueron los valencianos que vivían en Orán, quienes la pusieron de moda en Algeria. Las historias y las tradiciones gastronómicas compartidas viajan por nuestro mar Mediterráneo, de ida y de vuelta.

La mona se decora con huevos y también se regalan huevos de chocolate en estas fechas. Pero, ¿Por qué regalamos huevos en Semana Santa?

Pues esta es una costumbre que se remonta a unos cuantos miles de años en el pasado, concretamente al antiguo Egipto, donde los amigos y la familia se regalaban huevos decorados para celebrar el fin del invierno y el principio de la primavera, el momento en que la naturaleza renace y las plantas florecen.

Los cristianos continuaron esta costumbre, asociándola a la Resurrección de Cristo. El huevo simboliza la losa que tapaba la tumba de Cristo, que se abrió milagrosamente el Domingo de Pascua. Además, en la Edad Media, en Cuaresma no sólo estaba prohibido el consumo de carne sino también de huevos; así que, al final de la Cuaresma, se pintaban y regalaban los huevos que ya se podían consumir.

Por su parte, en los países anglosajones, la tradición ha evolucionado de manera diferente. Allí proviene de la mitología germánica: a partir de la adoración a "Oestern", deidad de la primavera, viene la costumbre de decorar huevos, llamados "easter eggs". Actualmente los huevos pintados se esconden en el jardín para que los niños pequeños los busquen.

También en este caso el origen de la tradición es el mismo: celebrar la vuelta de la vida después del frío invierno, la Primavera, con su estallido de luz y color.

¡Feliz Semana Santa y feliz Primavera!




Últimas Noticias