Noticia

El huevo, nuestro aliado más versátil en la cocina

El huevo, nuestro aliado más versátil en la cocina


2017-11-15

Los valores gastronómicos y nutricionales del huevo son indiscutibles y lo convierten en un alimento muy apreciado por consumidores de todas las edades, sin límites geográficos, culturales ni de religión. Algunos expertos lo llaman la “multivitamina natural” y a nosotros nos gusta mucho la expresión “alimento redondo”, como lo ha definido la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

El huevo aporta una de las proteínas de más alta calidad que existen en la naturaleza y constituye un auténtico cocktail de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales con múltiples beneficios para nuestra salud. Y además, sólo tiene 70 kcal… y está muy rico!

Pero eso seguro que ya lo sabes… Hoy queremos hablarte de otro gran valor del huevo: su versatilidad en la cocina. ¿Te has parado a pensar la gran cantidad de formas de preparar un huevo? Cocido, frito, a la plancha, poché o escalfado, en tortilla, revueltos y mollet, estas son las 7 formas más comunes de cocinar un huevo, como nos explica en su canal de Youtube la bloguera Las recetas de MJ.

Y eso sólo cuando el huevo es el protagonista, pero también ofrece grandes posibilidades culinarias como acompañante, que van desde la elaboración de salsas y cremas hasta empanados de carne o pescado y, como no, en la repostería, donde sin duda es el rey.

Otro dato: se puede utilizar el huevo entero o sólo yema y clara por separado, por ejemplo para elaborar coronar un jugoso tartar de carne o preparar un esponjoso merengue, respectivamente.

Y eso no es todo: por sus propiedades, el huevo tiene muchas funciones en la cocina que lo convierten en nuestro aliado más versátil. Repasemos algunas de ellas:

1-Da color: imagina unas natillas sin su color dorado tradicional o la pasta al huevo que tanto nos gusta.

2-Suaviza y aporta una textura agradable: introducir la cuchara en una mousse o un tiramisú y notar su esponjosidad en el paladar es uno de los pequeños placeres de la vida.

3-Levanta masas: el huevo tiene el ‘superpoder’ de hacer subir masas de bizcocho y suflés. ¡Imprescindible en repostería!

4-Pinta y da brillo: le da el toque final a panes, hojaldres y pasteles aportando ese tono tostado tan apetecible.

5-Es un adhesivo natural: ¿que serían las croquetas o las empanadillas sin él? ¿O esos ‘sanjacobos’ que te sacan un apuro para la cena de niños?

6-Clarifica: la clara de huevo se utiliza para eliminar impurezas en caldos y consomés. Además, ¿#sabíasque el huevo también se utiliza durante la elaboración del vino para obtener ese aspecto cristalino tan apreciado?

7-Coagula y gelifica: aporta la textura y consistencia ideal a flanes y quiches… ¡ni demasiado sólido ni demasiado líquido!

8-Emulsiona: sin él no disfrutaríamos de un dulce merengue o de una de las salsas por excelencia como es la mahonesa, consumida en todo el mundo.

Y para acabar, queremos darte dos consejos básicos de manipulación y conservación para degustar platos elaborados con huevo de forma segura:

-Si elaboras pasteles, natillas o salsas con huevos, recuerda conservar en frío y consumir durante las 24 horas siguientes a su elaboración.

-La elaboración debe ser en continuo, es decir, sin demoras entre la preparación de ingredientes y su cocinado, por ejemplo, batir el huevo justo antes de hacer la tortilla o rebozado, o montar la clara a punto de nieve justo en el momento que vayas a preparar una mousse o un bizcocho.

Y ya sólo nos queda decirte:

Cocina con imaginación y… ¡¡Buen provecho #egglover!!

Últimas Noticias