Noticia

La campaña “El huevo, de etiqueta” llega a Cataluña para informar al consumidor

La campaña “El huevo, de etiqueta” llega a Cataluña para informar al consumidor


2015-03-25

Sólo el 1,2% de los catalanes sabe interpretar el significado del código impreso en el huevo

Las conclusiones para Cataluña de la encuesta sobre hábitos de consumo del huevo, elaborada por INPROVO (Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos) revelan que sólo el 1,2% de los consumidores catalanes identifica correctamente el código impreso en este alimento.
La presentación de estos datos, que se enmarca dentro de la campaña informativa “El huevo, de etiqueta”, ha tenido lugar hoy en Barcelona, a cargo de Mar Fernández, directora de INPROVO, y de Dolors Callís de Liderou, en representación de los productores locales.
La campaña, que cuenta con el apoyo y la cofinanciación de la Unión Europea (UE) y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio ambiente (MAGRAMA), tiene como principal objetivo “informar al consumidor sobre la trazabilidad del huevo, indicada en su marcaje y etiquetado, así como sobre las características de la producción de huevos a la UE, un sector moderno y competitivo que, los últimos años, ha hecho grandes esfuerzos para que la sanidad y el bienestar animal, la seguridad alimentaria y la protección del medio ambiente comunitarios se conviertan en un referente mundial”, según ha explicado la directora de INPROVO.
”El huevo, de etiqueta” recorrerá las principales ciudades españolas durante los dos años de duración de la campaña, con acciones divulgativas dirigidas al consumidor. En Barcelona, las mascotas de la campaña visitarán jueves, 26 de marzo, los mercados de Santa Caterina (11-13 h) y de la Llibertat (17-19 h), y viernes 27, el de la Concepció (11-13 h) y Sagrada Familia (17-19 h), una acción que ha contado con la colaboración de Mercados de Barcelona. Mañana, primer día de la campaña a la ciudad, se celebrará también una charla informativa para consumidores en el Mercado de Santa Caterina (12 h).

Etiquetje y marcaje, información al alcance de todos los consumidores
El huevo es un alimento básico en el cesto de la compra de los catalanes, que consumen más de 75 millones de docenas cada año. De los más de 6.000 millones de huevos consumidos en España el 2013, el 15% corresponde a Cataluña. Según los últimos datos del MAGRAMA, el consumo por cápita a esta comunidad autónoma el 2013 superó las 11 docenas de huevos (138), la misma cifra que la media española.
La etiqueta del envase de huevos y el código impreso en la cáscara ofrecen información de gran valor para el consumidor. Ambos permiten su trazabilidad (herramienta de control de la seguridad alimentaria) y facilitan la elección de los huevos que más se adaptan a las preferencias del consumidor en cada momento.
La mayoría de españoles acostumbra a leer siempre, o casi siempre, la etiqueta de los productos alimentarios, pero en el caso del huevo hay un porcentaje más elevado de la población que no la lee nunca o casi nunca.
En Cataluña, el 68% de los consumidores asegura fijarse en el código marcado en la cáscara, porcentaje que se sitúa ligeramente por encima de la media nacional (63%). A pesar de esto, sólo un 1,2% lo identifica correctamente: más de la mitad de los consumidores catalanes (57%) lo relaciona con la fecha de consumo preferente y el 28%, con la fecha de puesta. En realidad, el primer número del código indica el sistema de producción al cual pertenece y el resto de dígitos sirven para identificar el país, la provincia, el municipio y la granja de origen.

Todos los sistemas de producción garantizan la calidad del huevo y el bienestar animal
La etiqueta, por otro lado, indica la fecha de consumo preferente, el peso de los huevos, la forma de cría de las gallinas y el centro de embalaje. También aconseja la conservación en frío. Además, puede incluir información más detallada, como por ejemplo la alimentación de la gallina o la composición nutritiva del huevo.
En la UE existen cuatro sistemas de producción de huevos: de gallina criada en jaula, de gallina criada en suelo, de gallina criada al aire libre (o campera) y ecológico. La mayoría de los consumidores españoles de huevos ha oído hablar de los sistemas de producción de huevos de jaula, camperos y ecológicos, pero sólo un 54% conoce el sistema de gallina criada en suelo.
“Todos los sistemas de producción garantizan el cumplimiento de las normas aplicables a cada sistema, de forma que el consumidor pueda encontrar variedad de huevos en el mercado”, ha explicado Mar Fernández, directora de INPROVO. Por otro lado, Dolors Callís, productora catalana de huevos, ha asegurado que “el Modelo Europeo de Producción implica grandes inversiones en el equipamiento de nuestras granjas, del cuidado de las aves y en capital humano; es un sector donde trabajan muchos profesionales, como por ejemplo nutricionistas, veterinarios, responsables de medio ambiente y calidad, así como los mismos productores”.
En relación a otros parámetros identificados en el etiquetado, después de las Islas Canarias, Cataluña es la comunidad autónoma que menos se fija en la medida de los huevos, y la que menos atención presta a la fecha de consumo preferente.

7 de cada 10 catalanes desconoce la existencia de normas que garantizan la sostenibilidad
El 70% de los consumidores catalanes desconoce la existencia de normas que garantizan la producción de huevos de gallina es sostenible. La producción de huevos es la ganadería de menor impacto ambiental, debido a su elevada eficiencia en el uso de los alimentos y la baja producción de gases de efecto invernadero. Además, las granjas comunitarias aplican las mejores técnicas disponibles para la reducción de emisiones al medio ambiente.
Cataluña es una de las comunidades que más confía en la información facilitada por el comercio sobre calidad y seguridad de los productos alimentarios (75%) y en la proporcionada por los mismos productores (81%).

Últimas Noticias